//El nacimiento de la música criolla

El nacimiento de la música criolla

  • Para entender este proceso, qué mejor que hacerlo junto a un experto. Así, para conocer de la historia de la música criolla, popular chilena y campesina, el profesor normalista, Nelson Soto Candia, escritor, investigador y gestor cultural, se toma unos minutos para conversar con El Sancarlino.

¿Cuál es el origen de la música criolla?

La música criolla tiene sus raíces desde la colonia misma, con la llegada de la guitarra española. Siempre en el campo, habiendo alguna actividad, tiene que haber también una fiesta. Es por ese motivo que comienzan a aparecer las cantoras, ya sea en los rodeos, en las trillas a yeguas y en todas las fiestas. Recordemos también que, en Santiago, al otro lado del Mapocho, estaba la chimba, donde la gente iba a bailar, esos lugares eran muy visitados por Diego Portales, quien decía que no había como la música chilena. Y en Ñuble, todas las fiestas, especialmente las campesinas son acompañadas con los acordes tradicionales chilenos.

¿Cuál es la importancia de las cantoras populares?

Las cantoras populares son quienes llevan nuestra música chilena, pero como decíamos, esta música tiene raíces muy antiguas, por lo tanto, hay canciones que se van transmitiendo de boca en boca y la labor de las cantoras es rescatarlas. Recuerdo en San Carlos a unas cantoras muy buenas, Las Caracolitos, ellas eran profesionales. Junto a ello, también hay canciones que se van perdiendo y de pronto aparece algún casete, las cantoras las rescatan y así estas melodías vuelven a ser tocadas. Por lo tanto, esa actividad que puedan hacer las cantoras, con sus improvisaciones que nacen del corazón, considero que es importante pueda mantenerse esta labor para mantener vivas nuestras tradiciones y especialmente el folclor de nuestra tierra.

¿Cuál es el rol de las cantoras?

El rescate y cultivo de nuestras tradiciones. Las actividades, especialmente campesinas, siempre deben estar acompañadas por las cantoras, que es algo que se mantiene vigente desde los orígenes. El rodeo, las trillas, siembras y cosechas, esquilas y vendimias… siempre, siempre deben contar con la presencia de la cantora, de la mujer, también de la china de nuestros campos… de la música. Todo esto va aparejado en el ambiente criollo, que a veces tiende a perderse, pero que es muy bonito que se rescate y vuelvan a mantenerse los acordes criollos para revivir nuestras tradiciones y costumbres.

¿Cuál es el desafío futuro?

En la medida que se trabaje a través de proyectos, en la mantención de la música de nuestros campos con las cantoras, es muy bueno para mantener nuestras raíces, porque nosotros no podemos olvidar desde dónde venimos ni hacia dónde vamos. Entonces, nuestras cantoras deben estar presentes en los hogares campesinos y en las fiestas de los pueblos, tiene que haber un esquinazo, aunque a veces la juventud reniega, siempre hay una parienta que da un esquinazo y brinda ese pie de cueca. Creo que es una linda práctica y que debemos seguir cultivando en la medida en que trabajemos por mantener nuestras tradiciones