//Hablemos de educación

Hablemos de educación

Tuve la oportunidad de asistir a la inauguración de la exposición óleos y dibujos a plumilla CAMINANDO III, del pintor sancarlino Sr. Sergio Contreras Quezada, realizado en el Centro de Cultura y patrocinado por el Centro de Cultura de San Carlos y la Municipalidad. El local preparado para el acto tuvo un lleno completo, lo que habla – según mi modesto parecer – del afán cultural en diversas disciplinas (pintura, música, literatura, fotografía, etc.) de los habitantes de la comuna; y, por otra, del conocimiento que existe de la maestría del pintor Contreras quien, en esta ocasión, expuso algunas de sus últimas obras centradas en la figura humana. No puedo hacer un análisis de ellas puesto que soy inexperto en el tema, pero como simple observador pude captar la fidelidad de los dibujos y cuadros basados en fotografías, la creatividad en otros que me impactaron (varios de ellos han sido premiados a nivel regional), la característica difusa del “aire” que deja en sus cuadros resaltando el primer plano de las imágenes, siendo la atmósfera que cada una de sus obras proyecta lo que hizo que como espectador me preguntara sobre la realidad del ser humano y de la vida. Los asistentes disfrutamos de esta instancia y espero que la exposición sea visitada por muchos en este mes de marzo, especialmente por alumnos de las escuelas que podrán recibir indicaciones de sus profesores de artes que acrecentarán su conocimiento, formando opinión y valorando el esfuerzo de los artistas por aportar a la cultura de una comuna que tiene muchos exponentes que requieren de apoyo en oportunidades para mostrar sus creaciones y con ello acrecentar el acervo cultural de la gente. Al respecto lanzo una idea -que no es solo mía-: el Departamento de Educación podría establecer una Escuela Artística para niños y jóvenes que sean acompañados en su trayectoria. Monitores como el Sr. Contreras serían una fortaleza que creo no se debería desaprovechar, talentos e intereses hay. Quizás el Museo “Violeta Parra Sandoval” sea un espacio adecuado para ello.

Es preciso, además, en consonancia con lo anterior, destacar la sencillez del autor y de su generosidad. Me quiero referir a un hecho que ocurrió hace 23 años. En esa oportunidad se le agradeció su honroso gesto, pero siempre sentí que no fue suficiente. En el año 1995 el Liceo Politécnico conmemoró medio siglo de existencia (Ex Escuela Consolidada de Experimentación). En ese entonces como director del liceo, junto a los integrantes de la unidad educativa, planificamos acciones para celebrar debidamente tan importante fecha y para destacar personas que fueron insignes maestros en los inicios del Plan Experimental de Educación en San Carlos En el acto oficial – y por iniciativa del propio Sr. Contreras – pudimos contar con dos hermosos cuadros que pintó (y costeó) Don Sergio: el de Ignacio Carrera Pinto y el de Víctor Troncoso Muñoz, los cuales lucen en la oficina de la dirección del Liceo Politécnico. Hubo un valor agregado con el segundo retrato, el de Víctor Troncoso, ya que él fue el ejecutor del plan experimental ordenado por el Presidente de la República (1945). Tuvimos la suerte de contar en esa ocasión con la presencia de la esposa del Sr. Troncoso, la Sra. Haydeé Azócar Mansilla, educadora, quien descubrió el cuadro ante la presencia de ex directores, de todo el alumnado y profesorado en ese momento tan especial. Recuerdo sus palabras: “Nunca pensé que después de 50 años mi esposo iba a tener el reconocimiento que se merecía. Esto habla de la nobleza de la gente que él quiso formar”. Ese instante es uno de los más relevantes en la historia de esta insigne escuela. Fue posible, en gran medida, gracias a la visión y generosidad del Sr. Sergio Contreras Quezada. No es tarde para reiterar los agradecimientos, sentimiento que se ha agrandado con el tiempo.

                                                                                              Ciro Larroucau Meriño

                                                                                                  Profesor de Estado