//Sepa cómo cuidar su salud y la de su familia durante el verano

Sepa cómo cuidar su salud y la de su familia durante el verano

Comenzó febrero y las familias continúan de vacaciones disfrutando de las bondades que ofrece Ñuble; playas, ríos y montaña. Por ello, con el propósito de que los veraneantes no interrumpan sus panoramas de recreación y relajo, profesionales del Servicio de Salud Ñuble (SSÑ) y del Hospital Clínico Herminda Martín de Chillán (HCHM) entregaron algunas sugerencias para evitar problemas de salud durante esta época.

Ñuble históricamente es uno de los territorios que presenta un elevado número de casos de Hanta Virus, algo que se explica por sus condiciones ambientales, es decir su, alta ruralidad y dispersión geográfica.

En este sentido, Fernando Bustamante, profesional del Departamento de Redes Asistenciales del SSÑ, recomendó adoptar sencillas medidas de autocuidado y estar alerta sobre los principales síntomas para detectar a tiempo esta enfermedad infecciosa que puede ser mortal.

“El Síndrome Pulmonar por Hantavirus se adquiere por contacto con fluidos de ratones silvestres de ‘cola larga’, principalmente a través de las fecas y orina que dejan en los matorrales o en espacios cerrados como cabañas y bodegas. De esta manera los aerosoles de la orina y heces, son inhalados por las personas produciéndose el contagio”, explicó.

Los principales síntomas de la patología son fiebre, dolor muscular o de cabeza, dolor articular, a veces acompañado de síntomas gastrointestinales, similar a lo que ocurre durante un resfrío común. Sin embargo, un factor determinante en el diagnóstico es que la persona haya estado expuesta a las actividades o condiciones de riesgo, teniendo en cuenta que el período de incubación del virus es entre 3 y 45 días.

Bustamante añadió que la mayor cantidad de casos de personas infectadas se presenta durante la primavera y verano, a causa del aumento de circulación de visitantes en campos y bosques, en este sentido el profesional recomendó: “Ventilar por 30 minutos los lugares cerrados, rociar el suelo y superficies con agua y cloro y luego limpiar y barrer. También es importante conservar los alimentos y agua fuera del alcance de los roedores, almacenándolos siempre en envases herméticos. Y no olvidar; beber sólo agua potable o envasada, no matar los depredadores naturales de los roedores como son los zorros, culebras y lechuzas, así como también, preferir los campings autorizados”, puntualizó el profesional quien recomendó ante dudas o consultas llamar a Salud Responde, 600 360 7777.

La importancia de nuestra alimentación durante las vacaciones

El verano, las altas temperaturas y las vacaciones motivan a las familias a modificar los horarios de comida y los productos que habitualmente consumen. No obstante, la principal recomendación es no cambiar drásticamente la estructura, manteniendo una alimentación saludable y balanceada, incorporando frutas y verduras de estación. A su vez, se debe aumentar el consumo de líquidos para prevenir la deshidratación.

Susana Figueroa, Nutricionista del HCHM, comentó que los alimentos básicos como los cereales, lácteos, carnes y aceites no deben eliminarse de la dieta, pues brindan un componente primordial para una buena nutrición, mientras que mantener una correcta hidratación es fundamental para las funciones fisiológicas del organismo, ya que durante un día de verano podemos llegar a perder hasta tres litros de agua.

“Durante la época estival es recomendable evitar las grasas y la comida enlatada, prefiriendo los productos magros, naturales y frescos. Consumir al menos cuatro comidas al día y evitar los picoteos entre éstas, favorecerá la mantención de un peso saludable, y evitará ganar kilos extras durante vacaciones que luego son difíciles de perder”, explicó la nutricionista.

La profesional agregó que ante las altas temperaturas, se debe “beber dos litros de agua durante el día, ya que esto ayudará a mantener nuestro cuerpo hidratado y beneficiará su buen funcionamiento. Para refrescarnos es importante evitar el consumo de golosinas y helados que contienen gran cantidad de calorías, grasas y sodio, y se debe priorizar la ingesta de frutas y verduras de temporada”, concluyó.